Protal de Transparencia  

Mitos y Leyendas


El Fraile

FraileCuenta la tradición que en los tiempos muy lejanos los primeros frailes de la orden Franciscana llegaron a cumplir su misión evangelizadora al distrito de San Luis de Cañete, donde en épocas iniciales fue lugar de reubicación de la antigua “Villa de Santa María de Cañete”, logrando los religiosos acumular un cuantioso tesoro para la iglesia católica.

En el año 1978 se produjo un terremoto de considerables consecuencias que motivó el éxodo de sus habitantes fuera del antiguo pueblo castigado, mientras que los padres Franciscanos se mantuvieron en el lugar cuidando sus preciados tesoros. Pero ellos, muy temerosos de ser víctimas del saqueo por los piratas que en ese entonces frecuentaban las costas cañetanas, decidieron por medida de previsión, enviar diariamente a un fraile al vecino Puerto de Cerro Azul para observar, desde la parte alta de un cerro cercano al mar, la proximidad o llegada de algunas flotas de los piratas.

Un día de esos viajes, cuando un fraile se disponía a ocupar su puesto estratégico de observador, al dar un mal paso en el terreno se precipitó al abismo, pereciendo entre las aguas del mar.

Por este hecho, desde aquellos tiempos, dicho lugar se denomina “Punta el Fraile”.

Cuentan los antiguos pobladores que después de un tiempo apareció, en la punta del cerro centinela, un aspecto rocoso natural de forma de un águila que mira hacia el horizonte como si esperara que vinieran por el; los pescadores del Distrito manifiestan que desde la mar se observa en este aspecto rocoso a un perro, una mujer y una tortuga mirando el océano.

Otros refieren que desde tierra se nota un águila o que se asemeja a un cóndor, pero desde mar adentro se ve como si fuera un sacerdote con el brazo levantado que trata de hacer señas.

La Cueva de Neyra

La Cueva de Neyra

La cueva de Neyra esta situada en la quebrada del anexo de San Juan de Ihuanco. Cuentan que esta cueva, estaba construida de piedra y tenía de techo caña brava y totora; en el interior de ella había un túnel que terminaba en la espalda del cerro. Esta cueva era el lugar de escondite de Neyra, un avezado ladrón que robaba a los ricos para ayudar a los pobres. En tiempos en que no había fluido eléctrico y no habían automóviles en Cañete, Neyra salía con su caballo a la carretera para asaltar a los ricos que por allí pasaban, para luego llevar a esconder a la cueva lo que robaba y distribuir el botín entre la gente más pobre. Neyra era un robin hood cañetano, un hombre de gran corazón hacia los necesitados cañetanos. A raíz de los constantes asaltos, se buscaba en aquellos tiempos al ladrón de los ricos para darle castigo; cuentan que Neyra fue descubierto por un cazador quien dio parte a las autoridades para atraparlo, pero a pesar de eso, para su captura, tuvieron que hacer una emboscada, tomando como rehenes a sus familiares (esposa e hijos) que vivían cerca de playa hermosa. Mientras sucedía la captura de Neyra, el cazador planeaba robar los tesoros con un grupo de pobladores de la cueva, lo que ellos nos sabían era que Neyra ya sabía que había sido descubierto y repartió hasta lo ultimo que había robado a los pobres la noche anterior de su captura. El cazador nunca encontró lo robado por Neyra, solo atrapando a su familia pudieron capturar y dar muerte al ladrón de los pobres.

La cueva fue dinamitada por completo por los pobladores, dejando solo escombros, lo único intacto que hasta hoy podemos ver es un bebedero, supuestamente de los caballos, que esta fuera de la cueva pero que tampoco es posible divisarlo por estar escondido entre los cerros.

Don Timoteo Manco (anécdota)

Timoteo Manco

En una oportunidad, Timoteo Manco viajaba de Asia a Cerro Azul montado en su burrito. Casi para llegar a pampa de los lobos (había muchos gallinazos, muchos cóndores también), se le ocurre abrir su poncho, a modo de alas abiertas, y montado sobre su burro empieza a aletear; de pronto siente como una especie de fuerte ráfaga de cóndores pasando al lado suyo. No le hicieron nada porque al parecer lo estaban cortejando como sí el fuese un cóndor hembra … Se asustó, botó el poncho y empezó a gritar porque una cantidad de animales se le fue encima.

Guillermo Balarezo

La Procesión de las Ánimas

Procesión de las AnimasDesde tiempos anteriores hasta nuestros días es costumbre de algunos pescadores salir a pescar a partir de la media noche para realizar su faena de pesca a cordel a orillas de playa.

Cuentan que un día, un pescador salió a realizar su faena de pesca como todos los días, cruzaba como siempre por el parque principal del distrito, cuando divisó a lo lejos que se abrieron las puertas de la iglesia y que habían varias personas que salían acompañando la procesión con velas encendidas; sorprendido por la procesión y la gente que acompañaba a ésta, vestida con túnicas negras, hizo un señal de la cruz mostrando respeto y se dijo asimismo que acompañaría un momento; el pescador se acercó pero no divisaba bien qué era lo que cargaban en hombros. Las personas que acompañaban tapabán el cajón para que él no lo viera; mientras eso ocurría, uno de ellos se acerco a él y le entregó una vela encendida, el la recibió y acompañó la procesión que dio una vuelta en el parque; sorprendido que no recorriera las calles preguntó ¿por qué sólo la vuelta al parque? y el que le entregó la vela le contestó que es costumbre de ellos realizar esta procesión en noviembre solo por 2 días y a la media noche, y que mañana lo esperaban a la misma hora. Impresionado y alegre por la acción que había realizado se dirigió a su hogar, apagó la vela y la colocó debajo de su almohada. Al día siguiente, por la mañana, le contó a su esposa lo que le había sucedido, su esposa sorprendida preguntó a los vecinos y a quellas personas que paraban en la iglesia y ellas le manifestaron que ninguna procesión había salido y ni sale a esa hora; asustada, ella regresó a su casa, le contó a su esposo y le dijo que sacara la vela que le habían dado, su esposo asustado fue a sacar la vela debajo de la almohada y se dio con la sorpresa que no era una vela si no un hueso que formaba parte de la pierna de un ser humano; asustado y muy pálido comenzó a temblar y se desmayó, su esposa asustada pidió ayuda, los vecinos acudieron a socorrerlo y cuando comenzó a reaccionar ellos le pidieron que contara como había sucedido todo, el pescador contó todo y ellos le dijeron que tenía que ir a la misma hora que le habían citado y encontrar a la persona que le entregó la vela, porque de lo contrario se lo llevarían; asustado y con fiebre, el pescador esperó que llegue la media noche pero le decía a su esposa que no sabría como reconocer a la persona que le entregó la vela porque no le vio la cara, ella le contestó que tenga fe que ella rezará para que lo encuentre. Llegó la media noche y el Sr. esperaba que las puertas de la iglesia se abrieran, muy asustado él, recordó lo que le dijo uno de sus vecinos, que mirara las piernas de las personas que se encontraban en la procesión y a la que note el que le falta algo le entregue el hueso. El Pescador comenzó a observar que las puertas de la iglesia se abrían, entonces no dejó de mirar las piernas de las personas que salían de la iglesia y una vez que divisó a aquella no le perdió la mirada, por más que las otras trataban de cubrirla, el se fue acercando hasta llegar. Llegó a ella y le entregó el hueso, entonces el ánima alzó su túnica y se colocó el hueso, hecho esto de inmediato la procesión no avanzó y regresó a la iglesia; el pescador sorprendido por que el ánima se quedó a su lado, sintió que ésta le toco el hombro y luego regresó al lado de las demás ánimas que entraban con la procesión de regreso a la iglesia, y recién pudo percatarse que era un ataúd de muerto el que paseaban.

Regresó a su hogar y comenzó a contar a su esposa, familiares y vecinos que lo esperaban, lo que le había pasado. El más anciano de todos le dijo: hijo mío da gracias a Díos de que estés aquí, porque tu alma iba ser cambiada por el alma del ánima que te entregó la supuesta vela.

 

 
Modernización Municipal
Infórmate
Defensa civil   Ongei                             
 
barrabarra